domingo, noviembre 12, 2006

IXCNIQ

Dicen que los sueños se pueden cumplir. La cuestión principal es crearlos, abrir la mente para imaginar que todo es posible. Y en ello estoy, y como las horas me acompañan, me precipito ante ilusiones inalcanzables por derroteros entre esperanzas imposibles:

Entre palabras e ilusiones voy del infierno al cielo,
escucho mis sentimientos en nombre de mujer,
y sin terminar de escuchar mis palabras,
todas mis ilusiones se transforman en fracaso.
Pasa el tiempo y el signo se despierta
con unas alegres risas de compañeros,
miradas furtivas plenas de anhelos
convirtiendo la negra oscuridad en luz.
Der Pilgrim

2 comentarios:

fantasía dijo...

Que su risa ilumine rincones escondidos de tu corazón.
Besito denhorabuena

Mikel Zebri dijo...

Gracias Fantasía!
La vida ahora no se podría portar mejor conmigo. :)