lunes, noviembre 17, 2014

Rayuela de encuentros


Traslado una coma al cajón del payaso
Inspiro una función de onda azucarada
Confabulo interrogantes vestidos con tupé

Trafico emociones de moja-y-pan
Admiro el azul cielo resaltado con tierno maquillaje
Caos-provoco en el reflejo multiversal

Titán disfrazado con tirabuzones arcoiris
Insecto cariñoso para el néctar intelectual
Calidoscopio amamantando carreteras carmesí

Teledirigible adormecido en un rincón del océano
Anuncio de radio silenciado por un cristal
Catástrofe cuestionada en cómics de ocasión

Dueño soy, dicen, de mi existencia porque
Inquiero en impresiones fotocopiadas por el sol
Nevadas tras sonrisas víctimas y lágrimas fantasma que des-
Gajan élderes en patenas políticas y amañadas. Entonces

Dónde se dibuja la emoción de nuestra realidad?
Ilustra mi pisada en el cielo el trago de agua que me bebo?
No será que el guiño presente es un riesgo para la humanidad?
Ganamos algún día la honestidad auténtica del colectivo?

Diverge en todas el manso gato felino que
Izando a su famélico depredador entre los pastos
Nunca entiende el sabor a mar de una manzana áurea. Y se queda
Goteando con 3 espejos retroflectados...

TIC     TAC    TIC    TAC  

DING......observación

DING.....pensamiento

DING....expectativa

Nunca tres segundos caminaron tan despacio.

2
..
59
..
58

miércoles, noviembre 05, 2014

Aves de tierra

No sé si las aves de tierra
caminan por el alféizar
de esa ventana quebrada por mi última mirada
tras sentimientos inconclusos repetidos en almíbar,

si están

si en el paréntesis de la repetición acusa
quiebran edificios lacrimógenos
deshaciéndose en lápices que intentaron rallar la pared
para dibujar algo ya olvidado,

si residen furtivos
entre sábanas afelpadas sobre piedras afiladas
anhelando que el ocaso
no atenazara un regurgitar futuro,

si vuelan
como otras aves en el firmamento
con su inteligencia colectiva
en rojos, ocres y mandarinas

si quiebran
sus huesos helados
tras nubarrones dudosos en llorar o evaporarse,

o si se transforman en relojes dormidos
donde el minutero ya no late
donde el segundero gira atardecer-amanecer-anochecer-atardecer
donde
¡zas!
¡zas!
¡zas!
¡zas!
…y los números se enterraron.

No sé si las aves de tierra
son
No sé si las aves de tierra
te ven


en este teclear ciudad y soledad.

sábado, mayo 24, 2014

Vertiginosos railes cortados

La noche quema el rumor ahogado

El animal duerme acolchado en el sillón

Dos campanas tocan descompensadas el sinfín del miedo

No hay nada más que la raíz de los pobres colores desgastados en la presa.

A través de tu mirada, cien rayos se caen en el infinito del silencio.

No hay
sino destellos paradójicos
en el intento apaleado
de probar una alquimia nunca ensuciada
a través de la nada

que es este

cabello atrapado a tu pelo.

miércoles, abril 16, 2014

Cuestiones pendientes

Dibujos ahorca cabalgan tras el silencio
y una mañana más
penas encerradas claudican
con tu dinero.

El
"llevo dos noches sin dormir"
se escucha  en huecos prefabricados
donde plastificada su respiración
se rasga la violencia
ahogada de la rutina.

¡Y quién se puede quejar
cuando la salud se
endulza con pantuflas azules,
suda parafina y pentanol,
"y si se queda la plancha, que se quede,
pues si puedes salir al cine, sal.
Y para disfrutar solo hace falta
caminar por la montaña"!

Ese solo de música que se oye
es la del deseo de una cerveza fría,
que se hace saber
en un pregón anacrónico
desde resonancias
y sondas microscópicas.

Y la exigencia guardiana de otro silencio
deletrea los subtítulos de
una televisión en deuda.

Hay insidia-asechanza
donde las delicadas ruedas
infunden
a los cordones,
pautas comida
insípidas
complicaciones
arraigadas pesadillas
mosaicos rentables
de gestiones personales
sin rentabilidad a corto plazo.

Ése,
el lápiz dibujante
tras la cortina sucia y quemada por el sol,
la escayola ennegrecida
por obligaciones del Tesoro
donde las concatenaciones curvas
cobraron
su diezmo en ese marzo de juguete
que clavado en la pared
brinda esperanza
a los adictos de ilusiones.

miércoles, marzo 05, 2014

Cucuruchos de metal

Ráfagas de violetas secas
Dañan las paredes del océano
Gritos ahogados crecen el suelo
Y una ilusión decolorada rasga en la herida

El animal tiene más conciencia que la muleta
La cucaracha es más sagaz que los periodistas
El mensaje, SMS, WhatsApp, telegram
escusa la ocupación del terreno.

Las imágenes de cientos de páginas
Indican una panorámica ideal
Los magnates lanzan sonrisas al G7
El chal rosa cubre espaldas decoradas y depilaciones dermoestéticas.

El niño gana una partida más
El padre se enfada porque llegaba tarde
La madre inquieta hace la cena
El abuelo mira las calles y sus coches
La abuela teje una bufanda
En la radio suena una canción de David Guetta.

Y mientras,
una vida
deja de existir.

Bombilla de invierno

Pétalos dormidos se abren al atardecer
Preguntas inconclusas    que un día escaparon

No soy; reflejo ese instante.
Quiebro a la esencia de vencidos
y me tumbo, distante, a contemplar el
¿Quién dijo el que fue será?

No miro
Te miro
Te veo
Te siento

Sí, repetí y repito.

Cada letra emerge libre.
Eres    y tal como descubro más.....soy.

No es sufrir doler derramar quemar.
Es soltar brindar sonreír dibujar

Y con todo     y tras todo     y de todo
estas palabras inocuas,
ni un ápice de ellas
Trasmite
Describe
Emite
el aroma de este bálsamo
arte-sano

que vuela

tras los tiempos

en mi colchón.

miércoles, febrero 05, 2014

Caminos apretados

Te miran al espejo,
te enfrentas a la cumbre desconchada,
te giras con el silencio como alfiler
te reprimen tras anuncios delicados.

¿Quién es el salvador?

Quejidos cochambrosos derrotan tus maniquíes
- el sentido de los sordos que nunca aplaudieron -
alimañas de papel recorren tus puntas chinchetas
para alcanzar el hierro incandescente de tu desdicha.

Pero no suspires
pero no grites
pero no sufras
pero no digas

Eres un animal retroprogresivo
y yo tu hermano.
Eres la boca que come excrementos
como conejo durante la noche.
Sirviente para fagocitar
y así alimentar
la razón equívoca.

No me busques

pues tú

eres un cristal
 quemado con heridas.

sábado, enero 11, 2014

Las cuevas del silencio

Maniquíes desfallecidos queman contenedores de papel metálico
y tú lees este verso.

Árboles centenarios degüellan al último ángel del pleistoceno
y tú miras la televisión.

Juguetes de sarín alimentan el lenguaje natural con pelotas duras
y tú bebes de ese vaso.

Gases impolutos perfuman el cielo ácido tras apisonadoras dirigidas
y tú comentas el partido.

Te levantas a trabajar como un esclavo,
donde tus horarios están marcados,
con un ropaje para vivir acomodado,
y tras un sueño de imposibles ya trazado.

Im-posible, trans-posible, com-posible, com-postable, re-postable, re-emplazable, emplazable, (n)ración-ales...

¿Imposible racionales?

Falacias...

Únicamente una mente racional
basada en el pasado
.
.
.
miedo.