sábado, diciembre 23, 2006

Una playa de Normandía [París-Caen (2ª parte)]


Dejo palabras sueltas,
el sueño aparece y muere,
el silencio cubre mi mente,
la paz se adueña de todo.

Queda el paisaje descubierto
ausente ya, de las personas
enfrentadas ante su lamento
liberado para mostrar su belleza.

Y das un paso sobre la arena,
muertos,
miras las montañas lejanas,
bombas,
y mientras vuelves a casa,
guerra.

Me despierto con un sabor seco en la boca. Las nubes arrastradas por el viento se desplazan velozmente y alguna gota que otra golpea en la ventana. Todo se cruza, hasta el silencio del entorno que con su paz me encumbra hasta el paraíso.

6 comentarios:

fantasía dijo...

Me ha gustado "tu sueño".
Que el nuevo año te traiga nuevos sueños, nuevas ilusiones y muchas esperanzas. Sé feliz amigo mickel
Besitos llenosdebuenospropositos

Mikel Zebri dijo...

Igualmente Fantasía!!

Que la señora 2007, se convierta en hada madrina, y cumpla todas tus querencias y sueños.

¡Un beso navideño lleno de luz blanca!

Lau dijo...

Silencios de paz? qué suerte. Paraíso? no sé...
Queda poco de todo eso. Queda lejos.
Un beso

Mikel Zebri dijo...

Queda tan lejos...aún porque podría ser la definición del fallecimiento de mi propio ser.

Lau dijo...

he releído esto...y me ha gustado muchísimo. La ambigüedad, la mezcla de movimiento y quietud, de rabia y tranquilidad... no sé. me gustó.
Un besazo

Mikel Zebri dijo...

No sé si me alegro más de que te haya gustado, como del hecho que haya logrado transmitirte aquello que quería.

:)