lunes, marzo 05, 2007

Eclipse de Luna

¿Cúal es uno de los más bellos regalos que se pueden hacer? Conseguir lo imposible, aquello que soñamos lograr.

Pues la noche del eclipse eso se cumplió. Poder compartir con alguien especial en su cumpleaños el amor que desprende la luna, fue sentir que la vida acompaña mis sentimientos de una manera tan dulce que no hace falta desear más.

No importa que no pueda besar a una ilusión, ni que la razón me quebrante el corazón, ni que la distancia es quien rompa mi lamento, ya que si siento mi latido es porque el destino protege mi bondad.

Paciente, tranquilo y feliz, retomo mi camino, alegre porque logro disfrutar de las maravillas que ofrece el multiverso al ser humano.

2 comentarios:

fantasía dijo...

¡Qué hermoso sentir!
Me encanta verte tan sereno y tan feliz...
Un besito

Mikel Zebri dijo...

Gracias Fantasía a tí y tus palabras, aquí y en tu blog, tan maravilloso su lectura.

Una caricia de besos y abrazos