sábado, marzo 31, 2007

Granada III

En el paseo de los tristes, con un pintor de fondo representando la carrera del Darro, un djembé con cantaor, personajes que vienen y van, la Alhambra majestuosa dominando la montaña, el viento de Sierra Nevada refrescando el alma, las terrazas coloridas y el sol con su encanto árabe iluminando toda la escena.
Entre tanto, una mirada gitana vestida de mar, tomando vida entre hojas de un diario, un saxo melancólico y bohemio recordando lo que fue y no pudo ser, y mi alma viviendo uno de esos momentos irrepetibles, reconociendo la ignorancia que invade mi ser.
La vida es así de absurda, en el momento más imprevisible se cruza la mujer de tu vida, y una brisa de sol levanta su fragancia...

2 comentarios:

Anónimo dijo...

me has dado unas ganas de volver a recorrer granada, mikel... aisssss. qué suerte...
un besazo, preciosos textos e imágenes

lau

Mikel Zebri dijo...

La suerte es que existan paraísos para recrear el sentimiento y la inspiración.

Gracias Lau por los elogios! :$

Una caricia de lluvia