martes, julio 03, 2007

Julio juego: Imagino yo y creas tú

Después de la simpatía que le tomé a mi primer juego, hoy imagino una situación pero la continuación será vuestra...

El dulce amanecer me acompaña
y un rayo de luz refresca mi mirada
un ángel me envuelve el alma
y la luna blanca espera mi vuelta

Como un ave prendida de ese recuerdo,
liviana ante la fragancia del sueño
transcurrido como calmante del lamento,
y curada ya, tras el paso del tiempo...

Marcho y me quedo,
serena la sonrisa, todo en calma.
La aurora, como siempre,
empañará tus suspiros. Aguarda.

Volveré cuando los sueños concurran,
cuando la noche se vista de blanco
y aparezcan tus ojos tras el cristal
y tus labios tras mi delirio.

5 comentarios:

fantasía dijo...

Muy buenas mikel, he pasado a saludarte después de largo tiempo de ausencia...
Te dejo un beso junto a ese dulce amanecer que te acompaña :))

Mikel Zebri dijo...

Gracias Fantasía!

Espero que este amanecer que abre mis sentimientos, me acompañe hasta los mares del atardecer de un playa solitaria.

Lau dijo...

QUÉ curioso, acabo de escribir uno sobre amaneceres jejeee, y no eran tan amables como el tuyo. Ahí va:

Marcho y me quedo,
serena la sonrisa, todo en calma.
La aurora, como siempre,
empañará tus suspiros. Aguarda.

Volveré cuando los sueños concurran,
cuando la noche se vista de blanco
y aparezcan tus ojos tras el cristal
y tus labios tras mi delirio.

Besos mikel

Mikel Zebri dijo...

Gracias de nuevo por tus rimas!!

A lo que decías, si te fijas, no es la primera vez que la inspiración nos abre la misma puerta. Aunque últimamente donde yo veo luz, tu acaricias la oscuridad.

Una brisa de verano

Anónimo dijo...

mi oscuridad es tierna, dulce, respetuosa. Es irritantemente adorable. No la cambio por los momentos de luz. Me llevo bien con ella.
jjjeje besos mikel
lau