domingo, marzo 02, 2008

Vent

No soy ángel ni demonio,
fantaseo con el discurso del viento,
con la veleta del sentimiento
creo mi único sendero.

Un río verde que desaparece,
la gata de plata se muestra presente,
una luz para el ciego ausente,
una sombra para el caníbal de mi mente.

Giro a través de mis pensamientos,
rehuyo el humo pendenciero del alcohol,
grito sordo a la atención de la humanidad,
lucha impertérrita hasta el infinito causal.

El principio provocó el ocaso del final
la sobriedad de la amargura se hundió
y sólo el paso tranquilo hacia mi ser
logra alcanzar el anhelo por sobrevivir.

Y sé que en un rincón de esta realidad
te hayas libre, llena de vida, fugaz, sincera
divagando sobre el sentido de la felicidad,
respirando de la sincronicidad más bella.

Der Pilgrim

2 comentarios:

fantasía dijo...

y sabes que se te echa de menos en otro rincón?
;)

Der Pilgrim dijo...

Lo sé, pero el tiempo, mordaz adversario, no me deja caminar tranquilo. :)