jueves, agosto 14, 2008

Árbol de truenos

Suspiros de arcoiris irreales aguardando la cálida caricia
rompen el ritmo nunca establecido
quiebran la respuesta ante mi propio desatino.

Truenos de música protegen mi camino.
Un camino elegido pero lleno de dudas,
estrías en la piel,
por no lanzarme al abismo y quedarme
siempre con un ojo en penumbra.

En la oscuridad me ato a mis anhelos
para huir cuando la necesidad acecha,
gallo de un corral pleno de recuerdos,
avestruces que caparon a su dueña.

Pero soy el peregrino valiente y aguerrido
creo a cada paso mi mejor destino
crezco ante los retos de mis propios sueños,
árboles con raíces fuertes
y de pensamiento bello.

1 comentario:

fantasía dijo...

No podía ser de otra manera, ¡eres un guerrero!
;)
Un beso