martes, abril 14, 2009

Momentos de New York: Ánec Blau

Una figura en el tiempo, se va eternizando por momentos. Un instante preciso, precioso, etéreo con una belleza casi perfecta. Sus dos ojos cerrados mientras el tiempo se reproduce con una suave lentitud, mientras sus fracciones guardan un precioso tesoro en su interior.
Fracciones compensadas, ideales, sinceras, guardando un acompasar ideal con el resto de su cuerpo.
Y en ese preciso instante, abre los ojos y me mira. Me mira como lo ha hecho en determinados y breves momentos, me mira como si buscara algo más en mi interior, me mira sólo porque tiene la cabeza enfocada hacia mí, y yo la miro maravillado, porque me parece maravillosa.
Pero es como un tipo de enfermedad, la tengo aquí delante y la veo sin defecto alguno, y a la vez, me pongo a llorar por saber, por intuir, por conocer, por admitir, que simplemente no soy el tipo que una mujer como ella busca. Pese a todo esto, le intento agasajar con miles de regalos, pero llegar a su corazón no se mide con comportamientos vencedores, ni con instantes ni elementos que den lástima. Yo mismo busco la seguridad que alguien me pueda proporcionar, no la complaciencia.
De todas formas, en estos instantes, tal como soy yo, he hecho todo lo posible por acercarme a ella. Y si no lo he conseguido, es porque no hay posibilidad más cercana.
Maite zaitut, te quiero en euskera, ironía entremezclada con otra de las culturas que van acondicionando mi vida: la cultura vasca, junto con la argentina, la india y la judía.

Éste, un instante, un momento, que guardará por siempre Central Park en New York.

4 comentarios:

fantasía dijo...

Qué bonito, mikel, qué bonito lo has contado. Y que bien suena "te quiero" en euskera...
¿Cómo se dice "besos"?
Te dejo uno en la lengua que prefieras :))

Der Pilgrim dijo...

Gracias!! :$ Son simplemente sentimientos expresados en el momento en el papel, mi simple percepción de un momento de belleza.

Muxutxus ;)

Fran (NY) =) dijo...

Bueno, creo conocer todo lo que pasó en ese momento, jeje, es muy bonito David. Porcierto, tan fuerte fué??jeje un abrazo a ver cuando nos vemos =)

Der Pilgrim dijo...

La vida se mide por momentos, por sensaciones, por anhelos...

Siempre pienso que el momento más bello es el que se siente sin temor hacia el futuro ni lastras del pasado.

A ver si en Septiembre hay suerte ;)