viernes, octubre 27, 2006

...que ya he cumplido

24 de octubre de 2006

Te hice una promesa y como la he cumplido aquí estoy, enfrente de tí, escuchando tu agitar de olas frente a una de tus escolleras .

Gracias. He logrado recuperar mis ansias de perfeccionar. Cómplice de mis sueños has conseguido darme la paz y el silencio necesario para ser feliz.

Me siento tranquilo y alegre.

Sé que siempre formarás parte de mi ser y que en mi soledad te tendré como compañera.

Soy consciente que acabo de empezar una nueva etapa de mi vida en la que me encontraré lágrimas, risas, trabajo, esperanza, sinceridad, mentiras, equivocaciones, fustraciones,...

Sin embargo, mi ser está en paz, como la roca que diviso delante mío. La modelarán tantas olas; pasarán tantos seres por encima de ella;verá el sol, la luna y las estrellas.
Pero siempre seguirá siendo... la misma roca.

4 comentarios:

fantasía dijo...

¿Por qué nos asustarán los cambios?
Me alegro mucho de que estés tan radiante y feliz. La vida es todo ésto: risas y lágrimas
Bienvenido a la vida, un abrazo enorme mientras miro ese mar...

Mikel Zebri dijo...

Porque los cambios producen situaciones nuevas ;)

Gracias por tu alegría, fantasía!!

Y de ese mar, siempre estaré enamorado...

Lau dijo...

te imagino voluble, como una hoja al viento... y emocional, como una mirada desde el alma.
Mis buenos deseos y mi alegría para tu promesa cumplida

Mikel Zebri dijo...

Gracias Lau! Sé que esa alegría es sincera, y me conforta esa sensación.

El viento es mi esencia como signo de aire que soy, y la emoción, es mi corazón que me arraiga a la tierra.

Y esa batalla entre cielo y fuego, es la cual por la que suspira mi vida.