martes, noviembre 25, 2008

Queda un mes para Navidad

Queda un mes para Navidad y dos meses y dos días para mi 27 cumpleaños. Quien diría, dijo y dirá que el tiempo no es un acompañante grato. Este año, como los anteriores, se presenta a verlas venir, pero con un calor agradable de la nieve que ayer ya empezó a caer en el centro de mi mundo.
Un mundo que está atizado por el estrés de acabar una serie de responsabilidades que no parecen tener fin, (cosas del doctorado, de lo cual me mentalicé ya hace un tiempo) pero que a la vez logran darle un tono divertido a la vida: vas cogiendo confianza, tienes retos nuevos, aprendes cosas nuevas, metes la pata hasta el fondo y como me decían hace un par de días, te vas volviendo, poco a poco, en un especialista en sacarla.
Pero todo vuelve, y este año natural, que no de vivencias, va mostrando su lindo final...Y ante todo hay que intentar preparar algo especial. ¿Y por qué? o ¿y por qué no? Un compañero de trabajo comentaba las expectativas que se suelen colocar para fin de año, y generalmente no se suelen cumplir, y por otro lado, una amiga felina decía que ya anhelaba ver las luces que suelen cubrir las avenidas de Madrid por el aspecto tan cálido que le dan a la ciudad.
Sin embargo, el motivo principal para que este año salga todo bien no parte ni de expectativas ni de malas experiencias. Parte del sentimiento que todos tenemos para disfrutar cualquier momento de nuestras vidas, y considerando el pensamiento que lo importante de llegar a la cima de la montaña no son las vistas sino todo lo que aprendemos en su camino. Así que voy a impregnarme por un año de espíritu navideño, para adentrarme en experiencias nuevas ya que siempre he considerado estas fechas puro marketing, y de esa manera empezar un plan para, desde mi corazón, alegrar a la gente que me conoce.

2 comentarios:

Aitor Serra dijo...

Y por suerte, detrás de una montaña siempre hay otra más grande, que da lugar a pensar eso de "y si..."

Disfrutemos del camino, al fin y al cabo es lo único que existe, "y el futuro que vendrá, dicen que pende de un hilo"

Der Pilgrim dijo...

Cierto es, porque "para el caminante no hay camino, sino hace camino al andar"...palabras que ya andaban escritas a la entrada de mi antiguo colegio.
Lo que es la vida...