jueves, diciembre 31, 2009

Un nuevo árbol nace


En este día, a punto de acabar el 2009, reflexiono sobre lo que ha sido esta década, y éste año precisamente, mi 27º aniversario al que dentro de unas horas le faltarán sólo 27 días para acabarse.
Y de paso, también estas palabras sirven como presentación a una congelación de este blog, al menos en lo que a palabras se refiere.
Muchos cambios han sucedido en este último año, y más si cabe en los dos últimos meses. Quien me diría todo lo que he podido vivir, y si puedo encontrar una palabra para definirlo, ésta es MAGIA.
Grandes personas, grandes aprendizajes y grandes momentos para el recuerdo, pero el caminante debe seguir con su andar, y, hoy por hoy, eso ya es pasado y ahora toca seguir mirando hacia adelante.
Un momento, el actual, del cual estoy muy orgulloso y también de la guía que he encontrado para ir bajando a la tierra desde los cielos del pensamiento. Por ello, que dejaré de escribir por un tiempo, hasta que el aprendizaje se haya completado.
Y mientras congelo este blog, una nueva sabia entra en mí para florecer lo más bello de mi interior que sólo había salido en ciertos momentos y que ahora ya está preparado para crear un bello árbol lleno de nuevas experiencias, pérdidas, vivencias, equivocaciones, soluciones y creaciones para expirementar que lo más bello de la vida está en el corazón de uno mismo cuando siente de verdad.
Os deseo a todos los que leáis estas palabras que encontréis la misma guía que yo para encontrar la belleza y el sentido de vuestra esencia.

1 comentario:

Isabel Membrado dijo...

Te deseo para este nuevo año que acabamos de estrenar que todo aquello que deseas y anhelas te sea concedido.
Eso sí, ten cuidado con lo que pides porque puede que se te conceda, jeje ...
Espero contigo que esa savia nueva que está entrando en tí cree un bello árbol.
Y que podamos compartir muchos momentos mágicos.
Hasta muy prontito.
Un abrazo.
PD: Se te echó de menos el martes, creíamos que vendrías ...