sábado, octubre 18, 2008

La ratita

Una ratita
se esconde,
me mira,
desaparece.

Otro día,
surge a mi lado,
no quiere nada
sólo compañía.

Dejo un pedacito de queso,
me voy,
soy un ser invisible
y ella se ríe.

Me pregunto,
tiene respuestas
sueño
y ella permanece despierta.

Ya no queda alimento,
me ofrece un beso,
es sentimiento,
una rosa a merced del viento.

Y vamos juntos al mar,
un animal y una damisela,
una ofrenda
la libertad de 2 corazones.

1 comentario:

fantasía dijo...

El sabor de la libertad, es tan, tan dulce... no me importaría ser diabética!!
:))
besito