miércoles, junio 27, 2012

Sólo vacío

En un lago de lamentos
Perdido tras otro reflejo,
se difumina lentamente...

Mira al espejo de Carroll
y no se reconoce...

Camina buscando otra piedra,
lastimando árboles de metal,
navegando en océanos de fórmulas,
corriendo tras fractales emocionales.

Vuelven otra vez Sol-Re-La-Mi:
una guitarra sin cuerdas,
para un ciego
ante señales de belleza y cordura.

Tormentas de verano sofocante, 
Ella y Louis susurrándole paz
y solo encuentra vacío...

Y el día le dice:                                                                Y la noche le dice:
Todo suena en tí.                                                                     Nadie te escucha.
Eres imagen de tu destino                                                     Has clavado estacas
 amando la luz del multiverso                                    queriendo una chat sauvage
y tú miras sueños violetas;                            y ella miraba a la luna de Zambeze,
encendiendo llamas de maestría                            deseando un romance anónimo
y tú bailas sabiduría y paz.                             ella resonaba en un bajo de Yepes.

Vuelven de nuevo lágrimas
del niño mirando a la pared
tras gritos sordos de sus padres.

De nuevo, pesadillas.
Abuelos lanzando piedras a la felicidad,
quemando rastrojos de amistades.

De nuevo, miedos
anclados a estratagemas ya podridos
derritiéndose en ciénagas de dolor.

De nuevo, adicciones
a clichés amargos y victimistas
rallando narcisos neuróticos.

¿Y dónde estás,  réquiem para el goce?

¿Y dónde estás, disolución de alegría?

¿Y dónde estás, rabia de injusticias?

¿Y dónde estás, fuego de libertad?

¿¿¿¿Dónde????

En un lago de lamentos

1 comentario:

eloy dijo...

Me gusta mucho, David. Me gusta porque arriesgas. Me gusta desde el principio, con ese guiño a la película de Spike Jonze basada en el cuento de Sendak. Y a partir de ahí me dejo llevar y viajo cómodo por esos meandros poéticos que el poema recorre. Esta vez encuentro una conexión entre el qué y el cómo, contenido y forma están bien interconectados.