sábado, mayo 24, 2014

Vertiginosos railes cortados

La noche quema el rumor ahogado

El animal duerme acolchado en el sillón

Dos campanas tocan descompensadas el sinfín del miedo

No hay nada más que la raíz de los pobres colores desgastados en la presa.

A través de tu mirada, cien rayos se caen en el infinito del silencio.

No hay
sino destellos paradójicos
en el intento apaleado
de probar una alquimia nunca ensuciada
a través de la nada

que es este

cabello atrapado a tu pelo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

beuty ; pereciuso ;)

Der Pilgrim dijo...

I'm glad you liked it :)